Blog, Fisioterapia
/
0 Comments
/
Terapia Halliwick

En la década de los 50 James Mc Millan, ingeniero de mecánica de fluidos, desarrolló este concepto para enseñar a nadar y a ser independientes en el agua a personas con discapacidad física, y cuyos objetivos principales eran la participación y la autonomía.

La literatura científica demuestra en diversos estudios que, mediante la intervención con Halliwick en niños con patología neurológica, se encuentran múltiples beneficios físicos, (fuerza, equilibrio, control postural..) y psicológicos (recreo, diversión, relación social, emoción..).

Los principios terapéuticos de Halliwick son el control postural, el equilibrio y la estabilidad.

Por ejemplo, la función respiratoria corresponde a una función corporal, mediante ejercicios como hacer burbujas con la boca o con la nariz, de forma que el niño pueda realizar esta acción de forma automática cuando su boca toque el agua para prevenir atragantamientos.

Los cambios de posición del cuerpo como por ejemplo ser capaz de tumbarse, sentarse, levantarse o voltear hacia ambos lados corresponden al dominio de actividades y participación.

La terapia acuática mediante el concepto Halliwick es un valor añadido al tratamiento en sala y proporciona beneficios como, mejorías en la alteración del tono muscular, en el control postural y en el equilibrio, además de beneficios en el estado anímico del niño gracias al enfoque lúdico y recreativo que permite el medio acuático.